Los materiales élficos

  1. El Gwaith-i-Mírdain, el Pueblo de los Orfebres.

    Después de la guerra de las grandes joyas y la destrucción de Beleriand, Galadriel y Celeborn llevaron un gran contingente de elfos noldor (al que más tarde se le unirían elfos sindar y silvanos) a través de Lindon y por encima de las Montañas Azules hasta Eriador. Cuando llegaron a la tierra que llamarían Eregion, enfrentados a la barrera natural de las Montañas Nubladas y gracias a la variopinta riqueza de la zona, decidieron quedarse. O eso narran las historias de los eldar, aunque como veremos más adelante no fue la única razón.

    Annatar, el Señor de los Dones

    Así, fue en Eregion donde los noldor establecieron su último gran reino. Levantaron una hermosa capital que emulaba un desafiante y magnífico navío de piedra, y la llamaron Ost-in-Edhil (La Fortaleza de los Eldar). Y más al este de la ciudad, establecieron la residencia del Gwaith-i-Mírdain (Pueblo de los Orfebres), el gremio de artesanos más importante que existió en Tierra Media. Y para facilitar la comunicación entre los artesanos elfos y los naugrim se construyó un gran camino empedrado hasta la puerta occidental de Khazad-Dûm. Con Celebrimbor a la cabeza, el Gwaith-i-Mírdain alcanzó la cúspide de su habilidad superando a todos los herreros de Arda. Con excepción de Fëanor, y únicamente en las épocas doradas de Nogrod, Belegost yNargothrond pudo ser superado.

    La tecnología de los orfebres.

    A la hora de hablar de la creación de objetos mágicos, más allá de la alquimia, nos centraremos en la Escuela élfica, porque hizo mayor uso de la magia, que es el tema principal de este proyecto. Aunque pendiente queda profundidad en la escuela naugrim, así como las grandes Escuelas de Beleriand.

    La capacidad de diseño mecánico y artesanal de los noldor de Eregion nunca ha sido superada. Aunque los elfos de las Tierras Imperecederas (con la ayuda de los valar) consiguieron quizás las hazañas más importantes y los naugrim son los ingenieros más industriosos, son los Gwaith-i-Mírdain los que sobresalen en unir la belleza y la funcionalidad. Creando objetos mágicos y mecánicos de una precisión y sutileza sin igual. Y con la ayuda de Annatar alcanzaron la cúspide de sus logros, sólo para caer a continuación en la ruina más absoluta.

    Comparar a los herreros elfos de Eregion con los enanos de Moria sería un ejercicio no exento de polémica y complicaciones, y desde luego de similitudes pero también abismales diferencias. Cada uno aprendió del otro y la magia objetual, así como la herrería y la orfebrería, salieron ganando. Aunque sólo fuera en ese corto período de tiempo.

    El Gwaith-i-Mírdain era a la vez una escuela y un gremio, basándose en la competitividad y la cooperación, y sobretodo en el amor por dicho arte, se convirtió en el paradigma de gremio, en el referente de la creación de objetos mágicos. Y sentó las bases de lo que posteriormente serían las Escuelas de Magia (hasta entonces, la magia se estudiaba más o menos clandestinamente en las llamadas Torres de Alta Hechicería).

    Una de las principales ventajas de los elfos sobre otros artesanos de la Tierra Media es su capacidad de concentrarse en una sola tarea durante prolongados espacios de tiempo. Apenas necesitan descansar y pueden ignorar el hambre si es necesario. Además, para compensar su resistencia natural a las hostiles condiciones de las fraguas y las fundiciones, los Mírdain desarrollaron un sistema de ventilación a base de ingeniería y encantamientos digno del equipo del mismísimo Fëanor. Así, podían trabajar cómodamente pese a lo duro de las tareas.

    Le sorprendió sobretodo el Ulgond, nuestra piedra líquida que puede verterse en moldes, y que tras endurecerse durante varios días es más resistente que cualquier piedra natural.
    Celembrimbor enseñando las Estancias de los herreros elfos a Odin, Maestro naugrim (de ‘Lórien y las estancias de los herreros elfos, por Joc).

    La fundición: la fragua y los talleres.

    Como se ha dicho, los elfos usan más encantamientos que otras razas cuando trabajan los metales. Desdeñan los fuegos de leña o de carbón por poco efectivos y sucios. Los fuegos de magma tienen sus ventajas, pero son demasiado masivos, difíciles de controlar y poco prácticos. Por lo tanto, los noldor suelen depender de los fuegos de gas natural y del calor mágico.

    La fundición, la fragua y los talleres

    En los hornos de fundición, un maestro herrero supervisa la carga de mineral en uno de los varios crisoles de Laen. Cada crisol está constituido por cristal volcánico ultraduro, con el último tercio exterior del fondo recubierto por un metal encantado. Una vez lleno, el maestro toca el metal, dice las palabras adecuadas y activa elsortilegio.

    El Laen es ideal para ser usado como recipiente, no sólo por la resistencia al calor, si no porque su naturaleza transparente permite observar fácilmente el contenido. Los crisoles, que cuelgan de grandes ganchos, en un excepcional espectáculo de luz y color, se mueven por guías en el techo con la ayuda de ganchos y poleas. La escoria se separa del metal puro que se vierte en lingotes o láminas para su posterior uso.

    Aegnor II era el maestro de los Fuegos Mágicos, siendo el artífice de la mayoría de los crisoles y forjas utilizados en las instalaciones del Gwaith-i-Mírdain. Aegnor II es también uno de los poco que sabía cómo usar plenamente las forjas de frío, que eran necesarias para trabajar el Laen.

    El sancta santorum de los Altos Orfebres eran las Forjas de Alta Orfebrería, que es donde se realizaban las gemas. Y es donde estaban los más brillantes maestros, seguidores de la tradición que Fëanor iniciara en la creación de Joyas.

    Los elfos sabían de sobra que el calor y la presión extremos crean las gemas naturales a lo largo del tiempo a partir de elementos menos nobles. Así, con la ayuda del todopoderoso Barasarnath, los noldor fueron capaces de duplicar ese proceso y acelerarlo considerablemente. Esta es la ciencia y el arte de los Altos Orfebres. También dominan otros métodos: verter líquidos que después se endurecen, la cristalización de mezclas químicas y otros medios mágicos.

    El otro gran amor de Celebrimbor era la plata en su forma más pura: mithril. La fabulosa plata verdadera solo existía (que se sepa) en Númenor, y existe en Moria. Muy poca llegó al oeste, a Nargothrond. Cuando Celebrimbor dejó Beleriand urgió a los noldor a dirigirse a Eregion esperando establecer contacto con el Pueblo de Durin. Su eventual alianza puso en manos de los noldor más mithril del que jamás hubieran pensado. Y de esta plata verdadera surgieron muchas aleaciones maravillosas.

    Las forjas de Alta Orfebrería: Gemas favoritas.

    1. Adamante.
    2. Laen ('largo filamento').

    Las forjas de los Joyeros: Gemas favoritas.

    1. Esmeralda.
    2. Ópalo.
    3. Zafiro.
    4. Rubí.
    5. Diamante.

    Las forjas de Plata: Metales favoritos.

    1. Mithril ('Brillo gris').
    2. Celeb ('Plata').
    3. Ithilnaur ('fuego lunar').
    4. Ithildin ('estrella lunar').
    5. Eog ('hierro de Eol').
    6. Galvorn ('negro resplandeciente').
    7. Mithrarian ('abismo de plata noble').
    8. Kregora.

    Las forjas de Oro: Metales favoritos.

    1. Mal ('Oro').
    2. Mithin ('gris pálido' o berilio).
    3. Mithglin ('gris brillante' o titanio).

    Las forjas de Metal: Metales favoritos.

    1. Alcam ('estaño').
    2. Ang ('hierro').
    3. Borang ('acero').
    4. Evyth ('bronce').
    5. Paer ('cobre').

    Los talleres del Vídrio: Materiales favoritos.

    1. Ogamur ('de Gamur').
    2. Tasarang ('hierro de sauce' o shalk).
    3. Heled ('vidrio').
    4. Arheled ('cristal noble').

No estás autenticado en el sistema. Autenticarme.

Volver Arriba
  1. Licencia Creative CommonsLa Magia en Arda se nutre de la licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial - Copyleft 2008-2010.

    Proyecto parado por falta de recursos.
    Se aceptan donaciones.
    Muchas gracias de antemano.