Manipulación de la magia

  1. Los Eventos y los Manejadores de Eventos.

    En el caso de la Magia en el rol, su manipulación se basa en Eventos. Y ahí radica el arte de los Hechiceros o usuarios de la Magia, a parte del oneroso estudio y el sacrificio. No obstante, nada podrían hacer los Hechiceros por talentosos y sacrificados que fueran sin la Fuente de Poder de la que mana la Magia: los restos de la antigua Música de los Ainur.

    Y por supuesto, de Melkor, que con su talento o inconsciencia, puso la Magia al alcance de todos colándola en la Eä visible a través de sus inquietantes Gassathnath. E ideando brillanteces como el Mêlêkon, partícula transmisora de la esencia que es el Gassathnath; y junto a Aüle, sentando las bases del Lenguaje Arcano, Las Runas y los Objetos Mágicos.

    Así que, sí es posible que Yavanna ideara las olvar y las kelvar, o que Varda concibiera las Estrellas o Irmo los Sueños y Manwë el Viento, entre otras brillantes y hermosas ideas. Pero fue Melkor quien sedimentó los fundamentos de la Magia y por consiguiente el acceso de las criaturas de Arda al Poder. No hubiera sido capaz de hacerlo sin la ayuda de Aüle, aunque finalmente acabaran mal, como necesariamente acaban mal dos gallos en un mismo corral. Y su obra hubiera sido mucho más grandiosa de no ser por la terrible censura que desde Eru a los Pueblos Libres se cernió sobre su Oscuro Legado.

    Los Eventos son la manera de desencadenar Peticiones de Poder. Pues sépase que un Hechicero no tiene poderes intrínsecos, simplemente solicita. El Poder es únicamente propiedad de los Espíritus primigenios de la Creación. Un Hechicero simplemente conoce. Ha dedicado toda una vida al estudio de la Fenomenología que rodea la Magia. Y además tiene una inteligencia y una intuición extraordinarias, que le hacen ver más allá que las personas normales. Pero no se crean que es mucho más. La Magia es cosa de los valar y su fenomenología cosa de Melkor. El vala Caído mostró las herramientas para su uso y comprensión, más allá del permiso de sus verdaderos Dueños. Empezando por los Eventos.

    De esta manera, es el Hechicero el se encarga de establecer los Eventos y los parámetros precisos para enviar una Petición concreta que retorna una Respuesta concreta en forma de Sortilegio, si todo es correcto. Para ello cuenta con el Lenguaje Arcano de la Magia, las Runas y los Objetos Mágicos.

    El Establecimiento de Eventos está minuciosamente especificado en los Libros de Lenguaje Arcano, los Libros sobre Runas y los Libros de Objetos Mágicos. Así, esta trilogía compone las herramientas básicas con las que el Hechicero establece los Eventos.

    Los Libros del Lenguaje Arcano estipulan toda la fenomenología basada en los dos tipos principales de Eventos existentes: Gestuales y Líricos (también denominados Salmodias). El tercer tipo es la combinación de ambos. Es decir, cuando es a la vez Gestual y Lírico. Los Gestuales pueden precisar de una mano o de las dos manos, y los Líricos se denominan Salmodias cuando se tornan Canto monótono y sin expresividad.

    Así, los Hechiceros, en el proceso de Lanzar sortilegios gesticulan y salmodian según se dicta en los Libros Arcanos para comunicarse con la Fuente de Poder, que les otorgará el sortilegio en cuestión, o lo que hayan estipulado. En procesos más o menos largos y más o menos triviales.

    Sin embargo, entre medias de los Hechiceros y la Fuente de Poder hay una capa de abstracción gestionada por los Detectores de Eventos. De esta manera, un Hechicero puede ser cualquier criatura inteligente con el Don de entender la Magia en el rol y controlar la Energía, mientras que la Fuente de Poder ha de ser por necesidad los Espíritus primigenios que creara Eru Ilúvatar en los albores del Tiempo. Principalmente los mayores: los valar, y los medios: los maiar. Y en mucha menor medida los menores: los seres mágicos (hadas, duendes y elementales: aunque de esto ya se tratará en Enciclopedia de Criaturas). Dichos espíritus pueden hacer uso de la magia directamente desde la Fuente de Poder, sin tener que hacer uso de la capa intermedia de abstracción. Con lo que su forma de utilizar el Poder o realizar Magia es muy diferente de la de los Hechiceros. Los primeros dominan la Magia, los segundos las herramientas para controlarla, cortesía del talento de Melkor, como hemos visto.

    Detectores de Eventos: la magia de la magia.

    El secreto mejor guardado de Melkor.
    La verdadera magia en Rolemaster está en los Detectores de Eventos, que aunque los más eximios eruditos se hagan los desentendidos o se indignen al oír semejantes atrocidades, se debe al Legado de Melkor. El vala Caído, al permitir que la Magia accediera a la Eä visible, no se olvidó de su consiguiente y posterior manipulación. Los secretos serían: la relativa facilidad de aprendizaje (basado en una excepcional intuición, el estudio y el sacrificio) y los Detectores de Eventos. La base de todo esto está explicado en la sección de Teoría de La magia en Arda. Por si alguien se pierde.

    Detectores de Eventos en la magia

    Simplemente, y cortesía de Melkor, los Detectores de Eventos en el rol están ahí, al igual que las partículas fundamentales de la materia o los Reinos de Poder: campos que tampoco se ven pero que lo permean todo. ¿Cómo distinguen entre gestos normales y gestos mágicos? sólo Melkor lo sabe. Pues nótese que los valar y los maiar no se valen de los Eventos para realizar Magia, sino que acceden directamente a los Reinos de Poder, pues para ellos no existe Encapsulación. Así que realmente no dominan el arte de los Eventos, si no que el Poder fluye a través de ellos sin la intervención de ningún intermediario.

    Se dice que fue Fëanor uno de los primeros representantes de los Pueblos Libres a los que Melkor enseñó parte de este arte, gracias a lo cuál pudo crear objetos mágicos como los Silmarils. Y aunque el noldo alquimista y herrero concibió y creó dichas Joyas, no le faltó razón a Melkor cuando reclamó su parte del pastel. Evidentemente, Fäenor no era tan estúpido como para aliarse con Melkor de forma tan descarada, y estar así en contra de los valar. Por consiguiente, lo despreció. La venganza del Señor Oscuro ya la conocemos. Y el desenlace posterior.

    Como ya venimos diciendo, los Reinos de Poder son campos que permean todo . Cada campo está caracterizado por una serie de partículas a través de las cuales se transmite. Y al igual que la partícula que transmite la Luz es el Fotón o la gravedad el Gravitón, la partícula por donde se transmite el Ainurnath es el Nâmôkon. Y así los cinco Reinos de Poder.

    Pero hay una partícula mágica especial o partícula de Melkor: el Mêlêkon, que se encarga de transmitir el Gassathnath, y que es muy similar al gravitón. Y parece ser el responsable en última instancia de que los Eventos se Detecten. Y transmitirlos hasta la Fuente de Poder. Parece que es capaz de rastrear este tipo de fenomenología, ya que de alguna manera distingue entre eventos mágicos y eventos normales. Así mismo, capta la Energía suministrada por el Hechicero y es capaz de distinguir entre los diferentes parámetros. Es decir, es capaz de distinguir una Salmodia en Lenguaje Arcano de una conversación normal entre campesinos.

No estás autenticado en el sistema. Autenticarme.

Volver Arriba
  1. Licencia Creative CommonsLa Magia en Arda se nutre de la licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial - Copyleft 2008-2010.

    Proyecto parado por falta de recursos.
    Se aceptan donaciones.
    Muchas gracias de antemano.