La Magia oscura

  1. La Magia oscura.

    Lo primero que tenemos que decir de la Magia Oscura es que NO es un Reino de Poder en sí, sino una Disrupción [deformación] que afecta al resto de Reinos; aunque en el Concilio Blanco y en la mayoría de Cónclaves de hechiceros haya quedado establecido como Reino [Maligno]. Al menos, los eruditos no tienen conciencia de que posea entidad como Reino y desde luego no es un campo que permee todo Arda como el resto de Reinos.

    Diagrama del Gassathnath y su infuencia en los Reinos de Poder

    Aunque desde luego, sí es una entidad que desfiguró el resto de campos (Reinos) creando una Disrupción en este caso sí, con entidad propia. Esa curiosa región del campo (o del Reino) deformada (oscura), iba más allá del entendimiento de los hechiceros de cada Reino, sin embargo, había individuos que eran capaces de entenderlo, vislumbrarlo e incluso manipularlo: los hechiceros oscuros, caóticos o disruptivos; se los ha llamado de muchas maneras. Siervos de Melkor se hacen llamar ellos.

    No debemos olvidar, aunque muchos lo nieguen o reiteren que es absurdo, que fue Melkor quién trajo la magia a Arda, y por consiguiente, el mal llamado Reino del Gassathnath es la magia más fácil de intuir y aprender, pues al contrario que la Música de sus Hermanos, concebida para ellos mismos, Melkor trabajó para que fuera comprensible para todos los habitantes de Arda. Y de no ser porque es perseguida y castigada, prácticamente cualquiera tendría acceso a ella y podría manipularla, no únicamente los más brillantes hechiceros.

    He sido censurado y vilipendiado por adorar a Bauglir. Y eso es una falaz y torticera calumnia. Mas sería injusto no admirarlo. De no ser por la férrea censura de los Ainur y sus siervos, la Música [magia] podría ser manipulada hasta por el más zoquete de los campesinos.
    Manuscritos de Fëanor 12, 44.

    El sacrificio de los Servidores de Melkor: ¿impuesto o voluntario?

    Sin embargo, debido a la Tiranía desmedida de Melkor, a los hechiceros del Vala Caído se les exige un sacrificio desmesurado en comparación al exigido a otros hechiceros. Ese es el precio a pagar por la sencillez de su acceso y aprendizaje. Aunque muchos defienden que este sacrificio es voluntario, no sólo eso, también necesario: pues debido a la persecución sufrida desde los albores del Tiempo por los valar, si no tomaran tantas precauciones y se entregaran tanto a la causa, haría tiempo ya que habrían sido definitivamente exterminados.

    Necromancia

    Así que, como de esto se desprende, la Magia Oscura se caracteriza por su fácil asimilación y por su extremado poder. La accesibilidad no es tal, pues aunque Melkor así lo concibió, el Concilio Blanco y otros poderosos Cónclaves de Hechiceros se encargan de que la accesibilidad de la Magia Caótica sea restringida y los lugares de culto y Torres de Alta Hechicería deban ser extremadamente subrepticios. Eso sí, una vez encontrados, si realmente te entregas a la causa, podrás ser sin duda el hechicero más poderoso que exista, y el que más rápido aprenda. Tal es la brillantez del Vala Caído.

    Los Siervos de Melkor.

    El hecho de que la Magia Oscura mame de todos los Reinos corrobora un poco todo esto: su versatilidad, el hecho de que no sea un Reino, y aunque si bien es cierto que posee peculiaridades de dudosa moralidad y fines aparentemente nihilistas, también posee brillantísimas aplicaciones y una loable fenomenología.
    A saber: el Nigromante no tiene entidad propia, sino que mama del Ainurnath y es burla sobretodo del Clérigo, pero también de sus derivaciones e hibridaciones; el Necrono tampoco tiene entidad propia, sino que mama del Tobanath y es burla sobretodo del Cronomante; el Neuromante tampoco tiene entidad propia, sino que mama del Rennennath y es burla sobretodo del Mentalista, pero también de sus derivaciones e hibridaciones; el Teurgo tampoco tiene entidad propia, sino que mama del Barasarnath y es burla sobretodo del Mago, pero también de sus derivaciones e hibridaciones; el Chamán tampoco tiene entidad propia, sino que mama del Hammennath y tiene sobretodo relación con el Animista. El chamán es un caso aparte dentro del Gassathnath y el que más polémicas ha levantado entre los Concilios de Hechiceros que no acaban de ponerse de acuerdo sobre su alineamiento, y por supuesto, no acaban de cuadrarles las cuentas.

    El Plan de Melkor.

    Si bien es sospechoso que la Magia Caótica este sobretodo destinada a hacer el Mal, y en algunos de sus hechiceros, prácticamente preparada para el retorno de Melkor a Arda, no se sabe a ciencia cierta si fue concebido por el vala caído para poder regresar a cumplir su venganza, o simplemente sus siervos se las han ido ingeniando para sacarle el partido oportuno a las necesidades del momento, pues anhelan la vuelta su Amo para disfrutar de su Luz, igual que el resto de hechiceros puede disfrutar de la de sus respectivas deidades. Y para cumplir su venganza predestinada por Varda desde los albores del Tiempo.

    Los Siervos de Melkor serían los vértices que fundamentarían el ambicioso Plan de Melkor. Estaba desde luego sólidamente pensado, aunque desgraciadamente para él, se ha ido desvirtuando desde su desgraciada ‘partida’.

    Los Necronos debían buscarlo y encontrarlo. Pero, joder, estaba cautivo de los valar. No iba a ser fácil. Por eso aprovechó la disrupción en el Tobanath para capacitar a los Necronos para buscar en todos los rincones de Eä. Y cuando todos me estoy refiriendo a ¡Todos sus jodidos rincones; incluido el Tiempo!
    Los Nigromantes prepararían su regreso. Serían los encargados de Convocarlo allá donde estuviera, y por Oscuro y Angosto que fuera el lugar. Prepararían su llegada, organizando y manteniendo su antiguo culto y esplendor. Y organizarían al resto de hechiceros caóticos para tal fin. Serían la facción religiosa y organizativa del Plan.
    Los Teurgos serían los encargados de crear, mantener y preparar a sus ejércitos, a sus criaturas, y sus fortalezas y ciudadelas.
    Y finalmente, los Neuromantes vigilarían los cónclaves principales de hechiceros de los Pueblos Libres para conocer sus osados movimientos. Avisar de ellos o neutralizarlos en la medida de lo posible.

    Todo ello, como se ha venido mencionando, exige un oneroso sacrificio. Buscar y Esperar por Melkor podría ser una tarea compleja y sempiterna; y tendrían que enfrentarse de análoga manera por siempre a las poderosas e incisivas fuerzas del Bien; e incluso a los numerosos valar y maiar que pocos interesen tienen en que regrese el Enemigo Oscuro. Desgraciadamente, algunos Siervos de Melkor descuidaron su Ancestral Misión, y por consiguiente se desvincularon del Sacrificio.

    Los Siervos de Melkor lo han probado todo para el regreso de su Amo

    Los Necronos Husmean el Espacio-Tiempo en busca de su Amo. Incansables. Y los Nigromantes preparan su llegada con todos los honores que merece la más magnífica deidad. Mas me temo que los Teurgos y los Neuromantes descuidaron su tarea. No entendieron el sacrificio. De hecho, muchos atendieron sólo a sus propios intereses o se doblegaron a la voluntad de Sauron.

    Sauron y los Nigromantes.

    Así que, aunque no lo parezca, de esto podemos sacar dos conclusiones muy interesantes: ¿Por qué los Concilios de Hechiceros omiten que los Libros del Caos no mencionan nunca a los chamanes en los propósitos y planes de Melkor, y sin embargo los meten en el mismo saco? Y la más interesante: ¿Por que Sauron no trabajó junto a los Siervos de Melkor para el regreso de su Mentor y Maestro sino que intento tiranizar la Tierra Media por su cuenta?¿Acaso pensó que sólo bajo esas circunstancias los Siervos de Melkor podrían realizar tranquilamente su trabajo?¿o tenía otros planes para Arda, que tenían más que ver con él mismo y sus inquietudes que con las del Plan de su Amo?¿Pretendía el alumno superar al maestro?...

    Como interesante dato, debe saberse que los Nigromantes son cruelmente perseguidos por las fuerzas de Sauron. Son proscritos de la propia Oscuridad. De algunas de sus facciones, se entiende. Evidentemente, en las épocas en las que Sauron no está o está recuperándose, ganan poder y adeptos. Pero raramente están asociados. Y lo más curioso, cuando Melkor concibió y preparó a los Necronos también los ocultó al propio Sauron. Es decir, que Sauron, que se sepa, no tiene conocimiento sobre los Necronos. ¿Acaso Melkor no se fiaba de su más aventajado discípulo? En fin, que la polémica está servida...

No estás autenticado en el sistema. Autenticarme.

Volver Arriba
  1. Licencia Creative CommonsLa Magia en Arda se nutre de la licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial - Copyleft 2008-2010.

    Proyecto parado por falta de recursos.
    Se aceptan donaciones.
    Muchas gracias de antemano.