Alquimista

  1. Detalles variopintos.

    Hemos querido contemplar a Fëanor como el paradigma de la alquimia en la Tierra Media, que es lo más parecido a lo que entendemos por 'alquimista' en los mundos de Tolkien. De esta manera también lo hemos inclinado más hacia la forja y la orfebrería. Suponiendo también que un alquimista no vale únicamente para convertir una espada a exterminadora, sino que también es capaz de concebirla al mismo tiempo y forjarla, o al menos supervisar su forjado.

    En la historia de la ciencia, la alquimia es una antigua práctica protocientífica y una disciplina filosófica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la medicina, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte. La alquimia fue una de las principales precursoras de las ciencias modernas, y muchas de las sustancias, herramientas y procesos de la antigua alquimia han servido como pilares fundamentales de las modernas industrias química y metalúrgica.

    En el rol, la alquimia también está presente por todos los lados, aunque no sea vea. Cada vez que se hable de encontrar un arma especial para matar a tal o cual monstruo (casi imposible de vencer en otras condiciones): detrás de ello ha habido un alquimista. Siempre que los jugadores encuentren y se repartan objetos mágicos ávidamente: detrás ha habido un alquimista. Cada vez que los jugadores vean una puerta protegida por un correoso golem: detrás de esa criatura ha habido un alquimista. Una puerta mágica, un portal, etc. También ha habido un alquimista detrás de los Palantiri, de los Tres Anillos Élficos e incluso del Anillo Único.

    Problemas y restricciones:

    Un problema quizás del alquimista es su falta de agilidad. Pues como herrero se le exige también FUE y CON. Es decir, en general son los hechiceros más fuertes pero también los menos ágiles.
    Un orden coherente de características para un alquimista en Tierra Media sería: INT, I, VOL, FUE, PRE, CON, COR, AGI y APA. Es decir, que la agilidad es una de las tres menos importantes y por consiguiente debería tener una de las tres o cuatro peores tiradas que se saquen (¡y estas suelen ser malas!), con lo importante que es la AGI para las partidas de rol (BD, MM, etc).

    Otro problema es que, sobre todo a niveles bajos, los sortilegios del alquimista son en general poco prácticos en muchas de las aventuras que a los jugadores les toca jugar. El alquimista está sólo para el que le guste especialmente crear, el poder y la magia, los objetos la herrería y la orfebrería y la química medieval. Y la paciencia. Es decir, que con niveles bajos no es lo más apropiado ir a cazar orcos por ahí. Realmente, el alquimista está concebido más como PNJ que como PJ, que resultaría en general poco práctico salvo como se ha mencionado antes, que se ame dicha profesión.

    La Dualidad de los Alquimistas:

    Presumiblemente Fëanor tendría todas las listas atribuibles a ‘alquimistas malignos’ ¿era acaso su alineación maligna? ¡No! Simplemente quiso atesorar todos los conocimientos posibles sobre la herrería y la alquimia. Pues su juicio era férreo y sus valores correosos, y poco temía de la facilidad de atracción del Lado Oscuro o de las ñoñeces del Bien. Quizá eso también fuera parte de su mala fama. Fëanor sería excesivamente arrogante, estricto y violento, pero no malo. Su forma de ser trajo muchos problemas a Tierra Media. Pero ¿fue realmente su forma de ser o la maldad intrínseca del Mundo y de las cosas, sobretodo encarnadas en Morgoth y Sauron?

    Habilidades secundarias del alquimista.

    En construcción. Disculpen las molestias.x

No estás autenticado en el sistema. Autenticarme.

Volver Arriba
  1. Licencia Creative CommonsLa Magia en Arda se nutre de la licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial - Copyleft 2008-2010.

    Proyecto parado por falta de recursos.
    Se aceptan donaciones.
    Muchas gracias de antemano.